domingo, 22 de junio de 2014

Luna...

Muchas veces veo la luna, su resplandor, algunas veces roja otras veces azul. 

Me quedo alucinando por su brillar, por su hermosura, que nada debe envidiar a otros astros del firmamento. Aunque se que se alimenta de la luz del sol, pero solo vale lo que veo, pues el sol no se puede mirar directamente, sin embargo la luna, la luna si. 

Aunque a veces se esconde y se queda en completa obscuridad, otras veces solo asoma un cuarto de su faz y otras a medias se puede observar.

¿Que lobo no se ha enamorado de la luna? o como dice una canción española, el toro enamorado de la luna.

Muchas veces me siento con una taza de café, de esos amargos y sin azúcar que últimamente tomo, pero al mirar la luna, siento un dulzor en mis labios. 

Que pena que estés tan lejos, que no pueda alcanzarte, que pena que yo no sea uno de los pocos hombres que haya tocado tus extrañas, que pena que nunca pueda llegar a ti.




sábado, 21 de junio de 2014

Estrella fugaz...

Estaba mirando las estrellas, buscando un cometa o una estrella fugaz que surcara el cielo, partiendolo en dos.

Solo quería poder pedir un deseo, ese deseo que solo mi corazón sabe, o mejor aun, que me ayudara a poder desaparecer del todo. 

Mientras la luna reinaba en un cielo despejado, mi mirada seguía buscando entre las estrellas, buscando una que cayera, que dejara el rastro rasgado en el cielo estrellado.

Pero no, ahora en serio, solo buscaba borrar el recuerdo de ese amor que tantas veces robo mis sueños y sigue robandolos...  ¿Donde estás amor, que solo viendo las estrellas me has dejado?

viernes, 20 de junio de 2014

Me voy...

Me voy de nuevo a la cama con la triste sensación de que algo a mi día le ha hecho falta. Sin embargo, no se si has sido tu o una taza de café

Solo por preguntar...

Yo se que tu lees mis escritos, y hoy esto va dirigido a ti, a quien ame, y si algún día te tuviese de frente, solo tendría preguntas, solo diría que:

No tengas miedo, no he venido a quedarme. 
No quiero interrumpir tus sueños, mucho menos incomodarte.
Solo quería preguntarte, si aun tienes sueños grandes.
Si aun tus ojos tienen miradas profundas. 
Si tus labios tienen miel. 
Si aun tus palabras son dulces.
Si tus brazos siguen siendo cálidos.

No tengas miedo no me quedaré.
Yo sigo igual, como el día de ayer.
Con todo lo malo que odias. 
Sigo rebelde, sigo sonriendo. 
Tu recuerdo aun me hace feliz. 
Sigo buscando la felicidad que me robastes.

Solo quería pensar un momento en lo lindo que fue. 
Solo quería saber de ti.



miércoles, 11 de junio de 2014

El café amargo...

Quisiera que una lágrima rodara por mi cara para darle una expresión a este rostro inerte, una lágrima que calentara mi rostro y enjugara mi alma, que despertara mi piel y le diera un soplo de vida a este corazón que se quiebra y agoniza.

Sentado junto a la ventana tratando de sentir el aire, no siento nada. Me fundo en esta silla bebiendo mi café amargo, y en lo más recóndito de mi alma, emana un sabor que embriaga mi cuerpo.

Aquí sin disimulo alguno y sin resistirme a ello pienso en ti, caprichoso sentimiento que viene a mí y mi interior se intoxica con tu recuerdo, bebiendo otro trago amargo, se me nubla el pensamiento y me hundo en mi memoria.

Estando a kilómetros de distancia de ti, pasa el tiempo.

Sentado en un suelo tibio, mi corazón palpita y mis manos sudan, queriendo decir muchas cosas me conformo con mirar tus fotos.

Quisiera gritarte aunque sea solo en mi recuerdo un ¿por qué?, ¿Por qué todo el tiempo fingiste un amor inexistente? ¿Por qué saciaste tu ego con el cariño que te di? ¿Por qué fui tu trapo de lágrimas y después... te fuistes sin un adiós?...

¿Por qué?, si al final me convertí en nada y te olvidaste de mí…

Solo con mis recuerdos impregnados de un mal sabor… se partió mi alma con una tajante herida, aun clavada en mi pecho cortando mi corazón… se siente la herida abierta destilando sangre, sangre hirviendo con dolor…

Aun sigo aquí sentado junto a la ventana. Bajo la mirada de un cielo oscuro ya sin luna. Una lágrima recorre mi mejilla, mientras por mis labios se vierte el tercer trago de mi café amargo, tan amargo... como tu recuerdo.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...