miércoles, 23 de noviembre de 2016

En estos momentos...

En estos momentos de desesperación que hay quizás en ti, recuerda ahora y siempre que son pasajeros, no durarán mucho y se irán con el tiempo. 

Que nada ni nadie en ésta vida intente sacarte de quicio, de control. No importa cual o cuales sean los motivos para tú estar así hoy. Jamás olvides que ante toda mal situación, como la que pasas hoy o las venideras que posiblemente tocarán a tu puerta, mantén la calma para que tu alma y espíritu se mantenga en calma. 

Sigue a tu intuición, pues no te fallará, escucha a tu alma, oye a tu interior y a tu instinto que es contigo siempre y te llevará con toda certeza a un puerto seguro y sin problemas.





Tienes...

Tienes que encontrar la fuerza para reabrir la herida, meter tu mano dentro y arrancar el núcleo del dolor al que en el fondo te estás aferrando.

Tú eres la única persona capaz de dejar que los demás te traten de una manera o de otra. Nadie más tiene la culpa.

Y a pesar de que por fuera te veas fuerte y pocos o nadie sepa lo que sientes en tu interior, tienes que curar las heridas del pasado para que dejen de una vez de sangrar. Podrás vendar la hemorragia con comida, con alcohol, con trabajo, con cualquier cosa que te haga olvidar momentáneamente, y por un tiempo estarás bien, mejor que nunca, pero la sangre seguirá saliendo y acabará por empapar toda esa venda de nuevo.

Tienes que encontrar la fuerza para reabrir la herida, meter tu mano dentro y arrancar el núcleo del dolor al que en el fondo, te estás aferrando. Debes hacerlo, debes llegar al problema y hacer las paces de una vez, y para bien o para mal, quedarte tranquilo. 

Los nervios pueden llegar a comerte en vida, y todo por dejar pasar una situación que en realidad sabes que está ahí y que sólo solucionarás si le plantas cara. Sé fuerte y sobretodo sé inteligente. 

Una vez que coloques todo donde debe ir, las cosas fluirán de verdad, y son necesidad de esforzarte. Pero primero, haz lo que debes hacer y no trates de engañar a tu mente…

Tengo...





jueves, 3 de noviembre de 2016

Hay que dejar ir...

Hay que dejar ir a quien nunca hizo nada para quedarse a esas personas de sentimientos temporales que nos hicieron invertir tiempo e ilusiones.

Dejar ir requiere valentía, pero lejos de aceptarlo como un final, debemos verlo como el principio de algo nuevo...


El lado bueno de las cosas...

El lado bueno de las cosas...

El mundo te romperá el corazón de todas las formas imaginables. Eso está garantizado y yo no puedo explicarlo, como tampoco la locura que llevo dentro ni la locura que llevan los demás.

La vida nunca es justa pero debes afrontar los golpes y seguir adelante. Y cuando tengas el corazón roto tendrás que volver a construirlo y, no solo eso, tendrás que volver a confiar y esta es la parte mas difícil.

A pesar de todo esto, aunque la vida rompa todas tus ilusiones debes seguir soñando, ¿sabes por que? Por que si no te ilusionas, porque si no sueñas, porque si no amas, ¿que clase de vida estarías viviendo? ¿Para que quieres una vida si no la estas aprovechando?  No se puede vivir con miedo toda la vida.

La vida es así: te caes, te levantas y te vuelves a caer. Pero, si ni siquiera te mueves por temor a caerte, en realidad, ya te has muerto, ya te has hundido...



viernes, 2 de septiembre de 2016

Debi...

Nosotros debimos estar juntos. Permanecer juntos. Yo debi buscarte menos, y provocarte mas.

Tu debiste quedarte. Debimos quedarnos juntos, viajar por el mundo en mi cama, deshacer las almohadas, soñar, volar, quedarnos.

Debí verte mas los dientes, hacerte reír, tomarte de la mano y nunca dejarte ir.

Debí no haberte querido tanto, no hacerte sentir necesaria así tal vez te hubieras quedado. 

Debí conocerte mas antes de enamorarme, debí enamorarme mas antes de quererte tanto.

Debí y debiste, debimos tanto...


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...