viernes, 2 de octubre de 2009

El Coqui de Puerto Rico

El Coquí (Eleuterodactylus) es uno de los símbolos que identifican a Puerto Rico. Lamentablemente estamos perdiendo a nuestros coquíes y es muy poco lo que los puertorriqueños conocen de nuestra ranita.


El coqui es una ranita de color castaño rosaceo perteneciente a una de las dos especies cuyos machos cantan "¡Co-quí!... ¡Co-quí!...", de ahi su nombre.


Ese canto único les sirve para dos propósitos; el "co" es un llamado a la hembra y el "quí" es una advertencia ó señalización del territorio a otros machos de los alrededores.


La especie más conocida es el coquí común (Eleutherodactylus coqui), el cual es el símbolo nacional de Puerto Rico, y ha sido un famoso invasor en Hawaii.





La hembra del coquí común pone entre veinticinco y cuarenta huevos cada vez, por lo general en hojas de bromelias o palmas y sus crías nacen ya como adultos en miniatura. Esta forma de reproducción le permite vivir en los bosques y en otros hábitats sin depender de cuerpos de agua temporales o permanentes.




En Puerto Rico hay 17 especies de coquíes, aunque 3 no han sido vistas en varios años. Estas especies son del género Eleutherodactylus que significa "dedos libres", ya que este grupo de ranas no tiene membranas entre los dedos. Esta característica es indicativa de que son especies que evolucionaron hacia hábitos completamente terrestres. Otra característica de estas ranas es que no pasan por la etapa de renacuajo. Los huevos usualmente los ponen en la vegetación, aunque hay especies que los ponen bajo la tierra, y de los huevos nacen las ranitas. Estas adaptaciones los han liberado de la dependencia de cuerpos de agua.





Las 17 especies de Puerto Rico se pueden distinguir porque cada una tiene una voz diferente, con excepción del coquí común y el coquí de la montaña ya que ambos cantan "co-quí". Se pueden dividir en varios grupos: una especie generalista, una especie asociada a humedales, una especie de bosque seco, especies asociadas a rocas y ríos, especies de áreas abiertas, y especies de bosque cerrado.


En Hawaii se han convertido en una plaga. Y a los hawaaianos no apreciar su canto, han intentado infrucuosamente exterminarlos.


Hawaii no tiene anfibios nativos y cada especie que es introducida por actividades humanas añade al problema de las especies de invertebrados y aves nativos de las islas. Al igual que otras ranas, el coquí come pequeños invertebrados. Esto significa que puede comer especies en peligro de extinción, o llevar a una especie estable a estar también en peligro.


Otro problema es que muchas aves nativas de Hawaii están en peligro de extinción y algunas de ellas comen invertebrados, por lo que tienen ahora en el coquí otro competidor. El problema del ruido que hacen preocupa más bien a las personas no acostumbradas y al sector turístico, parte importante de la economía de Hawaii.


En Puerto Rico la causa principal de extinción ha sido la deforestación. La isla que cuando llego Cristobal Colon a sus costas vio, ya no existe.


Las especies de coquíes que se encuentran estables se han adaptado a las perturbaciones humanas, a las ciudades, a los campos agrícolas y a las carreteras. Las especies extintas, o en peligro de extinción y las vulnerables al parecer no se han adaptado al severo impacto humano y han sobrevivido en los pocos bosques que quedan.





Aunque el coquí es uno de los símbolos de Puerto Rico, hay varios mitos que los mismos puertorriqueños tienen y han ayudado a malinformar.


Primeramente el Coquí NO ES VERDE. El color del coquí es marrón ó castaño rosaceo. Algunas especies tienen un color más claro y otras llegan a ser casi de color negro. Pero ninguna es verde. Solamente el coquí grillo tiene manchas amarillo-verdosas, pero el color principal es marrón. Este mito probablemente se origina porque usualmente se presentan las ranas como verdes y algunas de las especies más conocidas son verdes.


Otro gran mito es que el Coqui no puede vivir fuera de Puerto Rico. Al igual que muchas otras especies, los coquíes de Puerto Rico evolucionaron en la isla, adaptandose a sus condiciones. Al ser llevados a otro lugar, puede que no sobrevivan porque no están adaptados al nuevo hábitat. También durante la transportación pueden morir por deshidratación o calor. Sin embargo, a pesar de estas dificultades, hay poblaciones de coquíes puertorriqueños en Panamá, República Dominicana, Florida, Louisiana y Hawaii. Inclusive, un investigador del desarrollo ha criado coquíes con éxito en Toronto, Canadá. Aunque la mayoría de las especies de Puerto Rico no existen en otros lugares, las ranas del género de los coquíes se encuentran desde Sur América hasta el sur de los Estados Unidos. Solamente en Puerto Rico se les llama coquíes.


Y por ultimo, no solo hay una especie de Coquí. En Puerto Rico hay 17 especies de coquíes, mientras que en el resto de América hay más de 700 especies.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...