viernes, 9 de octubre de 2009

El Cucubano de Puerto Rico

Los cucubanos, tucu-tucus, cocuyos, cocuys, saltapericos o tagüinches (Pyrophorus spp.) son un género de coleópteros elatéridos bioluminiscentes, no emparentados con las luciérnagas.




Luciernaga


Cucubano


La especie de cucubano Pyrophorus luminosus es nativa de Puerto Rico y es confundida comúnmente con la luciérnaga debido a que ambas especies emiten luz en el extremo final de su cuerpo. A diferencia de las luciérnagas, el cucubano también emite luz desde su cabeza alrededor del área de los “hombros” dando la impresión de dos focos, además no destellan, sino que brillan.


Esta bioluminiscencia es producida por compuestos conocidos como luciferinas. Las luciferasas son las enzimas claves que hacen este proceso posible. Las luciferinas varían de organismo a organismo y son responsables por los diferentes colores de bioluminiscencia observados en los caculos.


Los nativos fabricaban una especie de linterna colocando varios de estos insectos en pequeñas jaulas. Sus huevos y las larvas también son luminosos. El crecimiento es muy lento y posiblemente lleva varios años. La longitud de los individuos de la mayoría de las especies ronda los tres centímetros y el color es casi siempre negro o castaño. Los adultos se alimentan de polen y pequeños insectos como áfidos. Las larvas comen materia vegetal y otros insectos, como las larvas de otros escarabajos.


El cucubano es un caculo, mide poco más de una pulgada de largo y su cuerpo es estrecho y aplanado. El nombre común en inglés por el cual se conoce a estos insectos es “click beetle” debido a una espina que tienen en el cuello la cual les sirve de resorte y les permite saltar cuando caen boca arriba. Este caculo abunda en las noches calurosas y húmedas de abril y mayo; en las montanas hacia el sur de la Isla se pueden encontrar en el mes de julio. Durante el día, los cucubanos permanecen escondidos en el terreno o entre las plantas. Al llegar la noche salen a volar dando al paisaje una fantástica apariencia.


Los adultos del cucubano se alimentan de polen e insectos dañinos, como los áfidos y queresas, mientras que las larvas (tijerillas) son depredadores de gusanos blancos, los cuales afectan la agricultura. Los huevos son luminosos y son depositados en o sobre el suelo. La larva del cucubano también es luminosa; tanto la larva como la pupa tienen un desarrollo lento, el cual se estima puede alcanzar años. Debido a que la contaminación con luz interfiere en su reproducción, estos insectos prefieren áreas rurales de poco desarrollo.




La bioluminiscencia en los insectos tiene diferentes funciones biológicas: atracción sexual, defensa, iluminación, y atracción de la presa. El cucubano usa las luces de la cabeza para atraer a la pareja y las luces torácicas para asustar a sus enemigos.


También puede controlar la intensidad de su luz por ello cuando es amenazado por un depredador el cucubano se torna más brillante.


Las luciferasas y luciferinasas producidas por estos insectos son herramientas útiles en la biotecnología y medicina. Los genes de la luciferasa de estos caculos son usados como marcadores para diagnosticar enfermedades bacterianas y virales tales como la tuberculosis y el VIH, específicamente en la evaluación rápida de antibióticos y drogas para el tratamiento de estas enfermedades, y como biosensores de la presencia de contaminantes ambientales, entre otros. Relatos de antaño nos hablan sobre su gran abundancia en nuestros cañaverales y campos.


Sin embargo, los insecticidas del suelo, la deforestación y la contaminación con luz artificial han disminuido las poblaciones del cucubano, y posiblemente esta especie se encuentra en peligro de extinción.


Esfuerzos para la conservación de estas especies en varios países incluyen la crianza artificial, reforestación y la eliminación de luces artificiales en áreas donde habitan estos insectos. Siendo el cucubano uno de los insectos más hermosos, interesantes y beneficiosos en la Isla, ¿no es merecedor de este mismo esfuerzo? Así nuestro cucubano, como una estrella, podría seguir alumbrando la oscuridad.


fuentes: www.cienciapr.org es.wikipedia.org www.endi.com

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola soy estudiante de biologia de la Universidad del Azuay Cuenca- Ecuador. Realiza una exurcion por las selvas de la cordillera andina, la cual se encuentra casi intocable e intacta, por lo que su llegada es muy dificil. logre capturar un cucubano muy similar al que aparece en la foto del blog. ¿Es posible que sea un nuevo registro para Ecuador?. si saben de alguien que pueda ayudarme haganmelo saber

Gladys dijo...

Excelente información para poder completer un trabajo escolar de mi hijo. Muchoas gracias.

isabel dijo...

Que triste en Puerto Rico, ya no los he vuelto a ver. De pequeña habían muchos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...