martes, 27 de marzo de 2012

De sangre azul...

Hoy mirándome las manos y los brazos envejecido por el tiempo, veo reflejadas los canales por donde recorre la vida. La venas que llevan el oxigeno a cada celula atraves de la sagre.


Es curioso ver que son de color azul. Pero si la sangre es de rojo intenso a ocre, o al menos asi la he visto cada vez que me corto o me sacan sangre para el laboratorio.


Y me pregunto entonces, ¿Seré de sangre azul?, que va si he visto miles de veces mi sangre recorrer mi piel por fuera y es completamente roja.


Aunque sí que es mas que cierto que existe la sangre azul, pero sólo existe en otros animales, como por ejemplo los moluscos, que en lugar de tener hierro en la sangre como nosotros, ellos tienen cobre. Pero la humana parece azul desde afuera aunque no lo sea por razones que nada tienen que ver con la composición de la sangre.


Pues me entra la curiosidad, que no se por donde entra ni como, pero bueno, entra. Y busco en internet y que mas que un "mata burro" para conocer de estas tonterías y alguna otra mas, se ha convertido en una cuna de "vagos", que lo unico que saben hacer es "copy and paste" (copiar y pegar), para hacer sus trabajos de escuela o universidad, pero volviendo al tema de mis dudas.


La explicación la encuentro, y según cuentan que en los años noventa y tras los estudios e investigación del un tal Dr. Lothar Lilge y su equipo de Ontario Laser and Light Wave Research Centre de Canadá, que al parecer tenían la misma duda tonta que yo.


Pues el estudio indico que cuando la luz incide en la piel, las longitudes de onda más largas y más rojas penetran en mayor profundidad y son absorbidas por los vasos sanguíneos.


Por esa razón, la luz que se refleja en la piel a través de un vaso sanguíneo cuenta con una alta proporción de las longitudes de onda más cortas en las cuales se produce el espectro azul-violeta.


El efecto se confirma en los gente de tez obscura, ya que la melanina característica del color de la piel absorbe prácticamente todas las longitudes de onda de la luz en la superficie de la piel.


Y entonces me llega otra duda, las mujeres que están esperando a su Príncipe azul, ¿deben seguir esperandolo o cambiarlo de color?

2 comentarios:

jibaroexplorador dijo...

Me gusta mucho Angel el que puedas cruzar las fronteras de tu profesión. Encuentro este particular artículo, uno refrescante e interesante. Muchas gracias. Espero continuar leyendo lo que con pasión escribes. Paz y pura vida.

Angel A.O. dijo...

Gracias, muchas gracias!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...